Soluciones

La revolución científica y tecnológica cambió definitivamente nuestra forma de vivir y relacionarnos con el planeta.

El estándar de vida que tenemos en la actualidad es el más alto de toda la historia de la humanidad. Los avances que hemos visto en los últimos años son, sin lugar a dudas, asombrosos: mejoraron nuestra salud prolongando nuestra expectativa de vida y ampliaron nuestros horizontes a través de la súper información y las comunicaciones.

Nos acostumbramos a este estilo de vida y, ciertamente, la gran mayoría no se conformará con menos, a pesar del peligro inminente del cambio climático.

La solución al cambio ambiental global debe ser integral; es la combinación de una serie de factores lo que hará que podamos resolverlo.

En este contexto, la tecnología jugará un rol fundamental, ya que tendrá la inmensa tarea de encontrar nuevas formas de generar energía limpia y de transformar los procesos productivos, volviéndolos más amigables con el medio ambiente.

Otro de los factores fundamentales para resolver esta amenaza es nuestra actitud. Es muy importante lo que nosotros hagamos. Sólo con incorporar pequeños cambios en nuestra rutina podemos disminuir significativamente nuestro impacto sobre el planeta. Pensemos que somos 6 mil millones de personas en el mundo. Si todos hacemos nuestra parte, podemos ver cambios significativos en el corto plazo.

Súmate a R21. Sé parte de la solución.

Algunas soluciones

Cambio de actitud

Es lo más importante de todo.

Si cambias tu actitud, cambias tus acciones y si lo haces, puedes disminuir tu huella de carbono e inclusive, lograr que tus amigos y familiares hagan lo mismo.

El problema del cambio climático se produce por la sumatoria de las acciones contaminantes de millones de personas que generan emisiones de CO2 diariamente. Por eso es que la solución es posible, ya que si cada uno de nosotros toma conciencia, disminuye su impacto negativo sobre el planeta y se vuelve más responsable de sus actos en relación al medio ambiente, ese cambio, multiplicado por millones, es el gran cambio que la Tierra necesita para poder combatir este problema que los seres humanos estamos generando.

Cambio en la forma de generar energía

La forma de generar energía que venimos utilizando desde la Revolución industrial - petróleo y derivados- es altamente contaminante para el planeta. Durante años, fuimos rehenes de este tipo de energía por diversas razones. Algunas de ellas son:

La relación costo-beneficio (un litro de diesel genera muchas más energía en comparación a otras fuentes y su precio es accesible).

  • Los derivados del petróleo son fáciles de manipular y trasladar.
  • El gran lobby que realizaron las petroleras para que no surjan otros tipos de energías.

Desde hace algún tiempo y por diferentes razones, el liderazgo del petróleo comenzó a decaer, habiendo tenido su pico de máximo esplendor el año 1985, cuando representaba el 50 por ciento de la energía que movía al mundo. En la actualidad representa sólo el 36 por ciento, lo que marca una muy buena tendencia de disminución.

De todas formas y ante un problema como el cambio climático, el mundo tiene la obligación de reconvertir las fuentes de energía de manera acelerada, más allá del costo económico que dicha reconversión implique, ya que el futuro de la raza humana está en peligro.

Muchas de las opciones para generar esta reconversión están disponibles en la actualidad. Las más importantes son:

Energía eólica

La energía del viento es una de las grandes protagonistas.

Los recursos eólicos del planeta son tantos que podrían proporcionar 5 veces la energía total producida a partir de todas las demás fuentes que consume el mundo.

Como dijo el Secretario de Energía de los Estados Unidos, Steven Chu:

"La energía eólica será uno de los principales factores que contribuirán a generar el 10 por ciento de nuestra electricidad a partir de fuentes renovables para el año 2012."

De hecho, un nuevo estudio de la National Academy of Sciences descubrió que la energía eólica podría satisfacer todas las necesidades energéticas mundiales, tanto actuales como futuras. Se estima que tiene la capacidad de generar más de 40 veces el consumo actual mundial de energía eléctrica. Para estimar la capacidad de la tierra para generar energía eólica, los investigadores dividieron al planeta en áreas de 3.300Km cuadrados aproximadamente. A continuación, inspeccionaron las velocidades de los vientos locales cada 6 horas. El resultado fue que Rusia, Canadá y Estados Unidos, en ese orden, tienen las mayores capacidades de energía eólica. Este dato se vuelve muy interesante si tomamos en consideración que estos tres países se encuentran entre los mayores generadores de gases de efecto invernadero.

En América Latina, los mejores vientos están en la Patagonia Argentina y en Venezuela.

Campo eólico

Energía geotérmica

La energía geotérmica es, potencialmente, la mayor fuentes de energía alternativa del mundo. A diferencia de la energía solar, que llega a la tierra desde el sol, la energía geotérmica surge del calor existente en las profundidades de la Tierra. Al igual que la energía solar y eólica, esta fuente podría igualar toda la energía disponible que generada por los combustibles fósiles.

Energía solar

Todo el petróleo, carbón y gas natural del mundo contienen la misma cantidad de energía que la Tierra recibe del Sol en tan sólo 50 días. De hecho, la energía que llega del Sol en una hora es equivalente a la energía que usa el mundo entero durante todo un año.

En este campo, los avances tecnológicos están jugando un papel fundamental, principalmente a través de la nanotecnología. En pocos años más, se podrá colectar y convertir la energía solar en infinidad de formas, inclusive las telas de la ropa y la pintura de las casas podrán almacenarla.

Solar

Biocombustibles

¿Qué son los biocombustibles?

Los biocombustibles son combustibles que se obtienen de organismos vivos como las plantas (biomasa) o sus desechos metabólicos, como estiércol y el aceite usado.

Los biocombustibles pueden proporcionar electricidad, gas y combustibles para el transporte.

Qué tipos de biocombustibles hay?

Los que más se utilizan son el etanol y el biodiesel.

El etanol puede ser utilizado en motores que utilizan gasolina o nafta, mientras que el biodiesel puede ser utilizado en motores que utilizan Diesel o Gasoil.

El etanol es un biocombustible a base de alcohol, el cual se obtiene directamente del azúcar.

Hoy en día se utilizan diferentes tipos de materias primas para la producción a gran escala de etanol de origen biológico (bioetanol): caña de azúcar, remolacha, melazas, sorgo dulce, maíz, papa, mandioca, madera y residuos agrícolas.

El etanol puede utilizarse como combustible para automóviles por sí mismo o también puede mezclarse con gasolina en cantidades variables para reducir el consumo de derivados del petróleo. El combustible resultante se conoce como "Alconafta".

En varios países de América se está produciendo bioetanol: en Brasil (el lider mundial en este tipo de combustibles) lo genera principalmente a partir de la caña de azúcar, en Chile a partir de la remolacha y en Estados Unidos a partir del maíz.

El biodiesel puede obtenerse a partir de la soja, el girasol, el maní, la colza, la palma, el lino, el cártamo, el nabo, los aceites usados, y las grasas animales tales como la manteca de cerdo, sebos y grasas amarillas, y otros vegetales que en su semilla pueden generar aceites tales como algodón, maíz, etc.

Todos esos productos, por un simple proceso, se transforman en combustibles líquidos. Ciertas plantas como la soja o el girasol, son las que más eficientemente producen aceites que pueden ser utilizados como biocombustibles directamente o pueden ser procesados para obtener un biocombustible más refinado. La utilización directa de aceites vegetales es posible, pero requiere de modificaciones en el motor.

Por su versatilidad, y por sobre todo, por que su materia prima son productos secundarios o de desecho, el biodiesel se perfila como la mejor de estas opciones, ante el bioetanol ya que la generación de este combustible no compite con la producción de alimentos.

biocombustibes

La evolución de los biocombustibles: primera, segunda, tercera y cuarta generación

Con el fin de proyectar un futuro en total mancomunión con el medio ambiente, las organizaciones mundiales que agrupan a los productores de biodiesel han clasificado en cuatro etapas el desarrollo y producción de los mismos.

Hoy el mundo consume un 98 por ciento de biocombustibles de primera generación, pero en los años próximos las regulaciones mundiales proyectadas para el comercio de estos combustibles, Irán llevando las exigencias hacia las de segunda, tercera y cuarta generación.

Primera generación:

Su materia prima proviene de algún subproducto de plantas que sirven como alimento, tal como lo es la soja.

En este caso, el aceite de soja, es un subproducto, ya que lo que se utiliza principalmente como alimento es la harina, y solo el 2 por ciento del aceite extraído es utilizado para el consumo humano. El resto es un desperdicio, por lo que convertirlo en combustible, es una excelente forma de utilizar el 100 por ciento del cultivo.

En la primera generación, las plantaciones y forma de producción generan un impacto ambiental negativo, ya que muchos de esos campos fueron generados a través del desmonte. Además se utiliza grandes cantidades de agua para generar el producto final.

Segunda generación:

Los de segunda generación son aquellos que se producen desde las mismas fuentes que los de primera generación (alimentos), pero la exigencia es que su impacto ambiental en su producción ya sea neutro o positivo. O sea que se tendrán que certificar los campos de donde proviene la materia prima y la forma de producción.

Tercera generación:

Los biocombustibles de tercera generación son aquellos que ya no se obtienen a partir de una fuente de alimento como la soja, contemplando también las exigencias de impacto ambiental neutro o positivo antes descriptas en los de segunda generación.

En este campo ya se esta trabajando en el desarrollo a partir de microalgas. Estas tienen muchos beneficios ya que naturalmente capturan CO2. Las algas consumen desechos, purifican las aguas cloacales, y como se cultivan en agua, no ocupan tierra destinada a producir alimentos.

Cuarta generación:

Los biocombustibles de cuarta generación, son aquellos que son producidos de forma sintética y que su la forma de producirlos tiene un impacto medioambiental positivo o sea que no solo no dañara el medio ambiente, si no que colaborara en la mejora del mismo.

En este caso, hay algunos equipos de científicos trabajando alrededor del mundo logrando avances muy significativos, pero se estima que su producción en masa aun tardara algunos años.

Ventajas de los biocombustibles:

  • Su producción es renovable.
  • No contiene azufre y por ende no genera emanaciones de este tipo.
  • Su utilización reduce las emisiones de CO2 (hasta un 45 por ciento). Se estima que el uso de biodiesel en los autobuses de transporte urbano reduce las emisiones netas de dióxido de carbono en un 78,45 por ciento.
  • Los derrames de este combustible en las aguas de ríos y mares resultan menos contaminantes y letales para la flora y fauna marina que los combustibles fósiles.
  • Se degradan más rápidamente que los combustibles fósiles.
  • Actúan como lubricante de los motores, prolongando su vida útil.
  • Su transporte y almacenamiento resulta más seguro que el de los combustibles fósiles.

Desventajas:

  • Los mas conflictivos en este caso son los biocombustibles de primera generación dado que los mismos se producen en base a cultivos alimenticios.
  • La producción de biocombustibles puede demandar grandes cantidades de agua en algunos casos, lo que puede disminuir la disponibilidad de agua para uso doméstico
  • En muchos casos se talan árboles y se destruyen ecosistemas para plantar cultivos para producción de biocombustibles. A modo de ejemplo, Brasil es el segundo productor mundial de biodiesel. Sin embargo esto le está produciendo una mayor deforestación del Amazonas al requerir de tierras para sembrar cultivos destinados a la producción de biodiesel.

Hidrógeno

¿Qué es el hidrógeno?

El hidrógeno es el elemento más simple de la naturaleza. Esto se debe a que cada átomo de hidrógeno tiene sólo un protón. También es el gas más abundante en el universo y una importantísima fuente de energía. Las estrellas, como el sol, están compuestas principalmente de hidrógeno.

El hidrógeno puede producirse a partir de una variedad de recursos, tales como el agua, los combustibles fósiles y la biomasa.

Para extraer el hidrógeno del agua y convertirlo en energía se utiliza un proceso llamado electrólisis. Dicho proceso es absolutamente limpio y no genera emisiones contaminantes. Pero es costoso, lo cual hace difícil su implementación en forma masiva. Afortunadamente, en este momento se están desarrollando nuevas tecnologías que bajarán sus costos de producción.

Uso de hidrógeno en el transporte

Hoy en día, hay más de 300 vehículos propulsados por hidrógeno sólo en los Estados Unidos. La mayoría son autobuses y automóviles. Estos almacenan el hidrógeno en estado líquido o gaseoso a bordo y lo convierten en electricidad usando una pila de combustible.

Se cree que, en el futuro, el hidrógeno y la electricidad serán las dos tecnologías preponderantes para impulsar automóviles.

En América Latina, la primera planta de hidrógeno comenzó a funcionar en el 2005, en Santa Cruz, Argentina. En enero de 2011, dicha ciudad anunció el lanzamiento de una flota de patrulleros policiales que funcionan con una mezcla de hidrógeno y GNC.

Paralelamente, otras iniciativas se están desarrollando en Latinoamérica: en junio de 2009, por ejemplo, el primer autobús comercial que utiliza hidrógeno comenzó a recorrer las calles de San Pablo, Brasil. Por otro lado, la Universidad de UNAM de México está desarrollando un auto impulsado a hidrógeno con fondos propios.

auto H

Transporte

Las posibilidades de reducir la contaminación causante del calentamiento global en el sector del transporte son enormes.

El motor de combustión interna, por ejemplo, tiene una eficiencia de solo el 20 por ciento. El cambio a los vehículos eléctricos elevaría esa proporción de manera instantánea al 75 por ciento, aunque el aumento total de eficiencia depende de la fuente de electricidad utilizada.

Los transportes públicos modernos pueden reducir notablemente tanto la energía utilizada como el CO2 producido por el transporte.

Las nuevas tecnologías de motores y los vehículos híbridos y eléctricos producen un ahorro inmenso de energía y contaminación.

Por su parte, algunas compañías aéreas están investigando el uso de fuentes alternativas de carburantes. De hecho, Continental Airlines completó con éxito el primer vuelo de un avión propulsado con una mezcla de biodiesel derivado de algas y combustible.

Cambio en el consumo

La globalización nos acostumbró a querer más. Los productos del mercado se venden como si fueran la felicidad misma. Pero lo que no nos dicen en los envases es que para fabricarlos, se están talando bosques, volando montañas y matando animales.

No pretendemos que te salgas del sistema, pero sí que pienses dos veces antes de comprar algo. Que seas más responsable de tus actos, ya que los mismos tienen una gran incidencia en el mundo que le dejaremos a las futuras generaciones.

Siempre que puedas, consume productos locales. Las cosas fabricadas fuera de tu país, deben viajar miles de kilómetros hasta tu ciudad y eso genera grandes cantidades de CO2 a causa de la enorme quema de combustibles fósiles que hace falta para trasladarlos.

Además, consumiendo productos locales colaboras con la economía de tu país.

Ante dos productos similares, elige el que tenga menos packaging, ya que grandes cantindades de plásticos que no se degradan se utilizan para producirlos y dichos plásticos terminan en los océanos como basura e incluso generan la muerte de miles de animales.

r21team
R21

Por una evolución en la forma en que vivimos y nos relacionamos con nuestro planeta.

ÚNETE A LA COMUNIDAD

Juramento ambieltal